Tu Inner Coach©, Psicóloga y Psicoterapeuta integral
MENU

INFIDELIDAD VS. LEALTAD en la pareja consciente/ Entrevista Parte I

A continuación te transcribo dos partes de una entrevista que me realizaron hace algún tiempo en una prestigiosa agencia multimedia. Si te atrapó el título, de seguro conseguirás respuestas relevantes para revisar y recrear tus criterios, actitudes, decisiones, compromisos, libertades y demás comportamientos en tu vida de pareja… en el camino de expansión de tu consciencia, desde tu conexión contigo, tu INNER CONNECTION.

PARTE I.

– ¿Cuáles son los tres tips que debemos tomar en cuenta para manejar el pasado de nuestra pareja?

En primer lugar, si la razón fundamental de nuestra unión es el amor, es importante centrarnos en los aspectos fuertes que nos vinculan a nuestra pareja y que son la base del inicio, del presente y de las vías de consolidación de la relación; es decir, centrarnos en los afectos positivos que nos inspira nuestra pareja, los rasgos de su carácter que nos gustan y atraen, los momentos de compartir que nos satisfacen, etc., Conectar con todo aquello que nos llevó y nos lleva a elegir compartir un buen espacio de nuestra vida íntima con esa persona, es un buen ejercicio de reflexión para recordar el origen de nuestra elección y los motivos por los cuales la alimentamos en nuestro presente y deseamos trabajar por consolidarla.

En segundo lugar, podemos echar una miradita de vez en cuando a nuestra propia historia, y buscar comprender cómo ésta nos ha «configurado» nuestras tendencias básicas a relacionarnos con los demás, y en especial con nuestra pareja. Esto facilita la comprensión «desde mi centro» de cómo nuestro pasado es un aspecto importante de nuestro Ser y representa tanto las lecciones aprendidas que nos facilitan nuestros procesos de relación, como las «zonas oscuras» que aún no vemos, y que desde la relación de pareja pudiéramos ver, a través, por ejemplo, de lo que nos crea conflicto, dudas, emociones aflictivas (ira, tristeza, angustia, etc.), intentando trabajar estas «zonas oscuras» desde sus orígenes, internamente primero, y en segunda instancia con nuestra pareja a partir de la comunicación honesta, descriptiva-no crítica de lo que nos está ocurriendo, sin culpabilizar, e invitando al apoyo desde el amor. Si luego de ejercitar esto, miramos a nuestro compañero de vida en procesos similares, se «relajan» nuestros juicios de valor en torno a «su pasado» y muy probablemente nos haremos cada vez más comprensivos y flexibles respecto a su historia personal.

En cuanto al «pasado con terceros» cabe destacar que, en las relaciones siglo XXI- mundo occidental, es casi imposible que alguien llegue «químicamente puro» a una relación. En este sentido, casi nunca se disuelven en el acto las relaciones con terceros, al inicio de una nueva relación. En este caso, lo que procede es ir alimentado la conexión de pareja desde la afectividad positiva y las gratas vivencias conjuntas, y monitorear en el tiempo cómo se va dando progresivamente el desplazamiento de terceros, hasta que se consolidan las bases de la relación, proceso que pudiera durar unos meses, dependiendo de la profundidad de la conexión y de los afectos en la pareja que se va desarrollando.

Finalmente, si aún enfocándose en los puntos anteriores, se presentan situaciones recurrentes que se van acentuando en el tiempo y a la pareja le resulta difícil lograr los aprendizajes conjuntos y los cambios requeridos, en cada quien y en la relación, para regresar al bienestar compartido, es importante buscar ayuda procesional que medie y facilite tales procesos. Un buen Psicoterapeuta o Coach en esta área puede ser de suma utilidad.

– ¿Cómo manejar la curiosidad a husmear en los asuntos personales de la pareja?

Pues… respirando profundamente unas 25 veces antes de incurrir en la intromisión, invadiendo terrenos de absoluta intimidad de nuestra pareja. Cuando respiramos, nos centramos en nuestro Ser interno, y si lo hacemos durante unos minutos y profundamente, logramos disminuir la ansiedad que nos está llevando a una pauta de actitud o de conducta inadecuada. Muchas veces esta ansiedad que lleva a irrumpir en documentos, redes sociales, correos, de la pareja, viene de situaciones de desconfianza que ya tienen algún tiempo activas en la relación, y que no se han logrado resolver. De modo que es  preferible trabajar en la recuperación de la confianza, bien sea que provenga del propio pasado personal aún no resuelto (por ejemplo, cuando permanecen «vivos» fantasmas de relaciones anteriores que «sembraron» desconfianza), o bien si provienen de vivencias de la pareja (cuando, por ejemplo, alguno de los dos alguna vez «invitó» a un tercero a la relación). En este caso, del mismo modo, es un aporte mucho más valioso al crecimiento de la relación el trabajar en la recuperación de las bases de la confianza (sea entre los dos, o buscando acompañamiento profesional) que incurrir en comportamientos que van a traer consecuencias conflictivas, y lejos de resolver los temas de fondo de la relación, pudieran empeorarlos.

En el caso de ocurrir estas tendencias o «tentaciones» en los inicios de la relación, aplica lo que acoté en el punto de arriba, acerca del «perfil de entrada» en las relaciones contemporáneas, que casi nunca es «químicamente puro» en cuanto a terceros.

– ¿Es posible ver el pasado de la pareja como algo positivo y no sentirse afectado?

Por supuesto que sí, en tanto el conjunto de vivencias previas y memorias que configuran a cada uno, representen aprendizajes integrados que faciliten los procesos de pareja y de vida en general; y si no, puntos de trabajo personal que pudieran ser apoyados por el compañero desde la comprensión y el amor, o por un buen asesor en caso de requerirse. Lo cual, en todo caso, conlleva a que ambos sean mejores y más saludables personas, dado que la ruta que sugiero es la del crecimiento conjunto y el apoyo mutuo.