Tu Inner Coach©, Psicóloga y Psicoterapeuta integral
MENU

Eneagrama: Un camino de retorno a tu Ser

Los orígenes del Eneagrama se pierden en el tiempo. Sus raíces se anclan en alguna escuela del misticismo sufí, de hace dos mil años o más, y muy probablemente a esta escuela llega de tradiciones y culturas aún anteriores a la misma.

Desde principios del siglo XX, a partir de las enseñanzas de Gurdjieff, famoso místico armenio, se ha venido desarrollando en Occidente el estudio del Eneagrama, como una poderosa herramienta de autoconocimiento y desarrollo personal y espiritual.

El Eneagrama está representado por una figura geométrica, estrella de 9 puntas, ubicando en cada uno de sus vértices 9 tipos de personalidad, que representan 9 expresiones o tendencias “esenciales” del Ser, y las dinámicas que se dan entre éstas, desde una perspectiva holística del desarrollo evolutivo de la psique y la consciencia.

Resulta curioso que, aun cuando las bases de las tipologías de personalidad que describe el Eneagrama, provienen de tradiciones milenarias del misticismo y la Geometría Sagrada, estableciendo correspondencia entre esta cosmovisión del orden Universal de las cosas y la Esencia del ser humano, la mayor cantidad de los estudios de los tipos psicológicos que surgen de ahí, se haya orientado básicamente desde el punto de vista de las descripciones y tendencias emocionales, actitudinales y conductuales que representan cada uno de los 9 tipos psicológicos (o eneatipos, en terminología de Claudio Naranjo, psiquiatra chileno, uno de los máximos representante del trabajo psicoterapéutico con el Eneagrama).

Así, desde la perspectiva psicológica, se ha hecho énfasis en el estudio de la personalidad y sus 9 tipologías, las tendencias de comportamiento que se desarrollan a partir de experiencias tempranas de la vida, particularmente de la primera y segunda infancia, en el seno hogar, así como los modos terapéuticos de intervenir y sanar las condiciones limitantes que son consecuencia de las distorsiones de percepción de la realidad y de las relaciones, típicas de cada personalidad.

Por otra parte, han sido profundos, aunque no tan abundantes, los estudios que han hecho énfasis en los aspectos esenciales del Ser que refleja y describe el Eneagrama en cada una de sus nueve puntas, como expresiones o configuraciones originarias de las manifestaciones universales de la energía inteligente, espíritu o divinidad, entre otras términos análogas, desde el intento de comprensión del Ser humano dentro del Todo armónico y evolutivo del que somos parte.

Desde esta perspectiva, entre otros, están autores como el Rabino Howard Addison, desde la Kabbalah, y A. H. Almaas, autor y maestro del Enfoque Diamante que integra el psicoanálisis de Margaret Mahler a elementos de las tradiciones sufíes y prácticas de expansión de consciencia del budismo mahayana.

Concebido de este modo, el trabajo desde la geometría del Eneagrama, en lugar de acotarse a los aspectos psicológicos centrados en las emociones y pasiones que se fijan en el desarrollo temprano de la persona para compensar sus “déficits” y sobrellevar las distorsiones desde las cuales aprende a percibirse, se enfoca en la configuración esencial u originaria de cada tipo de Ser, como expresión particular de la energía que lo crea.

Así, el trabajo se centra en las luces del Ser y sus virtudes, y conectar con la que define al propio ser esencial, integrando en ese camino la comprensión de las pautas psicológicas que limitan su expresión plena y le generan distorsiones y sufrimientos en la vida.

En este camino, el programa de acompañamiento que he desarrollado, va desde la comprensión del Ser Esencial como una de las expresiones particulares del Todo armónico de donde proviene, facilitando luego el reconocimiento y comprensión del propio eneatipo y los diversos aspectos psicológicos que representa, para lograr los cambios internos requeridos que permitirán progresivamente profundas transformaciones tanto en expansión de consciencia como en la vida práctica.

Como puedes ver, es un trabajo destinado a aquellos cuyas inquietudes existenciales y búsqueda de respuestas van más allá de los aspectos elementales de la psique y de la conducta.